Las palabras no hacen honor a los grandes hombres

9 May

Los periodistas tienen el enorme reto de comunicar, de informar a las personas acerca de los sucesos importantes que ocurren a diario. Pero, ¿cómo escribir o decir algo si el dolor y la sorpresa me mantienen mudos los labios y adolorido el corazón?El Comandante Chávez sonríe

En este momento intento dibujar en mi mente la imagen de un hombre, como él mismo se definió, hijo de la mezcla del indio y el español. Todavía la idea de no poder escuchar más su voz en las Naciones Unidas, en Aló Presidente o conversando con su pueblo, resuena en mi cabeza como una burla del destino, como si no fuera real.

Creo verlo, como siempre, dirigiéndose a sus seguidores, con la Constitución en una mano y la Biblia en la otra, entonando las notas del himno venezolano, ofreciéndole un mensaje de aliento y esperanza a ese mismo pueblo que hoy lo llora y me convencen de que sí, que es su cuerpo el que veo tendido e inmóvil.

Escucho las mismas opiniones sobre él que he oído anteriormente, pero hoy se humedecen  mis ojos y me falla la voz al pensar en todas las facetas de este Cristo de los pobres: el padre y esposo ejemplar, el ser humano jaranero y cariñoso, el patriota revolucionario, el amigo incondicional, el líder justo y el defensor de la igualdad social.

La América y el mundo quedaron paralizados ante la noticia que aún no logro interiorizar. Hoy siento una deuda impagable conmigo misma y con mi profesión pero, no puedo decir más…Más vale callar y pensar en el Hugo Chávez que vivirá por siempre en nuestros corazones, pues las palabras no hacen honor a los grandes hombres.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: