Millones contra el músculo

16 Ene
Gareth Bale costó al Real Madrid 91 millones de dólares

Gareth Bale costó al Real Madrid 91 millones de dólares

Muy mal marcharán las cosas por el mundo mientras se le continúe pagando a un futbolista los millones de dólares que se necesitan para paliar la hambruna en África Oriental. Triste realidad que coloca a los deportistas al inicio de una maquinaria comercial con inacabables tintes dantescos, que al final no arrojan halagüeños resultados para la Humanidad.

Todavía muchos de los que desandamos por Internet recordamos las declaraciones de Javier Sotomayor en España, a partir de las nuevas medidas para la remuneración  aprobadas enCuba. Interpelado por un periodista que le solicitó su opinión sobre las posibilidades de que ahora un atleta devengara más salario que un médico o cualquier otro profesional cubano, el Príncipe de las Alturas citó que un futbolista español puede ganar más dinero que todos los trabajadores de un hospital de Madrid. Magistral por el matancero.

Y es que hasta el Sumo Pontífice ha tomado cartas en el asunto. El pasado 23 de noviembre, durante una audiencia con los delegados de los Comités Olímpicos de Europa, el Papa Francisco criticó duramente al deporte actual. En sus declaraciones, el argentino Jorge Bergoglio lamentó que la actividad física en estos momentos solo se base “en los parámetros económicos para lograr la victoria a toda costa, algo que los convierten en mera mercancía, de la que hay que sacar provecho”.

Aún recordamos el culebrón mediático desatado a raíz de la compra de Gareth Bale por el club español Real Madrid. El joven galés costó a la institución deportiva nada más y nada menos que 91 millones de dólares. Con ese dinero, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación  podría implementar significativos proyectos en aras de mitigar los efectos del hambre en África y América Latina.

Sin duda alguna el deporte moderno es un espectáculo de masas. Junto a él se mueven poderosos intereses económicos. Tan solo en publicidad las grandes transnacionales invierten cada año miles de millones de dólares para promocionar sus productos y servicios, algo que nunca dejarán pasar por alto las juntas directivas y representantes de equipos y atletas, por mucho olimpismo y juego limpio que traten de promover. Según explica el estudioso Juan Ramón Capella: “Las retransmisiones audiovisuales de acontecimientos deportivos son simples soportes publicitarios”.

De esta forma, los grandes ideólogos de las ventas ya han acuñado términos tales como marketing deportivo, artículos deportivos e, incluso, mercado e industria deportiva. Elementos que nos permiten no perder de vista que el deporte moderno poco o nada tiene que ver con el que se desarrollaba siglos atrás. Ejemplo de ello lo observamos en la significativa progresión de ingresos generados por los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 y Londres 2012. En la capital nipona se recaudaron 27.5 millones de dólares, mientras que en la metrópolis del Reino Unido, más de 3 mil.

La dicotomía que se plantea es harto difícil. Que el deporte, como expresión de necesidad lúdica, esté supeditado a los medios de comunicación, el mercado o la tecnología, puede resultar contraproducente. En última instancia, el aficionado se convierte, gracias a la lógica dominante, en consumidor, el equipo en una marca y la actividad del músculo,  como generalidad, en una mercancía.

Y no es preciso negar el deleite que proporciona. Sé que resulta muy difícil no hincharnos los pulmones y saltar de alegría ante un gol de Messi o un jonrón con bases llenas de Ariel Sánchez, en un Victoria de Girón lleno, de bote en bote. La capacidad estriba en darnos cuenta de que el deporte, y mucho más su elite, está sometido a intereses externos que tratan de transformar el disfrute en una máquina generadora de ganancias que nos afecta directamente.

Anuncios

Estás invitado a comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: