Teléfonos infernales

19 Feb

De lupas y catalejos

Se nos ha olvidado que el teléfono  no sirve solo para resolver problemas personales sino que constituye además un medio de trabajo y hasta un instrumento para la atención al cliente. Se nos ha olvidado que el teléfono no sirve solo para resolver problemas personales sino que constituye además un medio de trabajo y hasta un instrumento para la atención al cliente.

No voy a emprender una cruzada contra los celulares, tal vez porque muy a mi pesar he creado cierta dependencia con ese aparatito impertinente y derrochador pero que a cualquier hora me trae ese llamado o mensaje que espero con un salto en el estómago.

No, no hablaré de los celulares; ya otros lo han hecho y muy bien. Mi problema es con los llamados teléfonos “fijos”. Por las características de mi trabajo no hay un día en que no tenga que localizar a alguien por ese medio. A veces, solo a veces, tengo suerte. En la mayoría de las ocasiones comienza un suplicio que me hace pasar de la desesperación a la agonía y de ahí a…

Ver la entrada original 346 palabras más

Anuncios

Estás invitado a comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: