Una pañoleta, el carné y ser militante hoy

3 Abr

De lupas y catalejos

bandera ¡Cuba, qué linda es Cuba! Quien la defiende la quiere más.

Era una mañana clara. El sol parecía querer derretirme; no obstante, permanecí inmóvil. Por el rabillo de ojo, sin voltear la cabeza, observaba a mis padres. Ellos sonreían de una forma extraña. Solo años después comprendí que aquello era una mezcla del orgullo con la tristeza de saber que su pequeña se les iba haciendo grande.

La maestra se afanaba por colocarnos en línea recta, pero todos estábamos demasiado ansiosos. ¡Al fin nos pondrían la pañoleta! Dejaríamos de ser los niñitos del preescolar, esos que la “seño” acompañaba al baño.

Ver la entrada original 371 palabras más

Anuncios

Estás invitado a comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: