El precio de “llevar los pantalones”

29 Jun

De lupas y catalejos

Niñas, adolescentes, mujeres con jeans: ya nadie se escandaliza. Hace rato conquistaron el derecho a vestir como deseen, sin absurdos dictados que les impidan ceñir sus piernas. Pero todas no logran usar los otros pantalones, los simbólicos.

La sociedad cubana, estrategias inclusivas aparte, es esencialmente machista, y privilegia el género masculino a la hora de entender universos como la sexualidad y la vida doméstica.

Y pudiera pensarse que nacer varón otorga pasaporte a una vida más fácil y libre. Sin embargo, esas lógicas también los marcan de formas engañosas y nocivas.

“Trae macho”, anuncia el ultrasonido y se destierran del ajuar todos los colores asociados a lo femenino. La convención no importaría mucho si no fuera porque, apenas el hijo comienza a tener noción de sí y de los otros, la familia se encarga de hacerle saber que la ternura no le pertenece: “aguante como un hombre”; “no se…

Ver la entrada original 543 palabras más

Anuncios

Estás invitado a comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: