Inocencia infantil en tiempos de ciclón

3 Oct

De lupas y catalejos

Ciclones #CubaAquello era tremenda aventura. El ajetreo empezaba un poco antes.
Primero, mami sacaba del aparador toda la vajilla prohibida. Mientras la limpiaba y envolvía en papel periódico, yo aprovechaba para preguntar y permanecía embelesada con los cuentos de cuando mi abuela se casó o mi bisabuela gallega puso los pies en Guanabacoa.
A cada rato, papi se daba un saltico desde el trabajo. Martillaba una puerta por aquí, reforzaba una ventana por allá, apartaba las camas de las ventanas y se subía en el techo a mirar las tejas con cara de pocos amigos y dialogaba con ellas o consigo mismo: “¿Aguantarán?” Antes de salir advertía con tono apocalíptico: “Adelanten, recójanlo todo, que este si viene duro”.
La atmósfera poco rutinaria me ponía eufórica. Claro que yo no tenía nada vital que hacer, salvo asegurarme de que a mis juguetes preferidos no se los llevara el viento y asistir a…

Ver la entrada original 399 palabras más

Anuncios

Estás invitado a comentar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: